Una de las secciones que tenemos en Felicidadores es aquella denominada «Desafíos y Juegos», en la cual estaremos invitándolos a realizar algunas acciones cotidianas y contarnos como fue la experiencia, dentro de lo simple que son como un detallito extra del cotidiano y que ayuden a salir de la rutina clásica. En esta ocasión, comenzaremos con un juego que se relaciona con el enfoque del Mindfulness (del que pronto les contaré en un próximo artículo).

El  juego consiste en lo siguiente:

  1. Antes de iniciar tu participación en el desafío, detente un momento e inspira, dejando que tu vientre se expanda tranquilamente, y exhala, dejando que se vacíe de la misma forma. Repite esto tres a cinco veces, sin apuro y sin exagerar la respiración sino que de forma pausada y tranquila.
  2. Luego, cuando vayas por la calle caminando (a casa, al trabajo, a una junta/reunión, a un trámite, lo que sea), observa tu entorno y ponle atención. Observa si hay hojas secas en el suelo y en el camino que vas a transitar, pero no cualquier hoja seca: debe ser una que cumpla con tres condiciones:
    1. Que se encuentre enrollada (ojalá un poco más que la de ejemplo de la página)
    2. Que esté de un color café claro a café oscuro, no verde ni amarilla.
    3. Que se encuentre sola o no apilada junto a otro montón de hojas.
  3. Una vez que la hayas encontrado, acércate a ella y obsérvala un momento, sin tocarla ni moverla de su lugar. Imagínate cómo va a sonar la hoja si la pisas lenta y suavemente. Si será crujiente, si no sonará nada, si crujirá sólo un poco o si crujirá mucho.
  4. Sácale una foto a la hoja elegida (para compartirla con nosotros después con los hashtag #Felicidadores y #DesafioHojaPlena )
  5. Ahora, posa la suela de tu zapato/zapatilla sobre ella y comienza a pisarla muy despacio. Pon atención a como cruje la hoja en cada milímetro que vas avanzando hasta que llegues al piso otra vez.
    1. (Opcionalmente, toma una foto de la hoja bajo tu suela (antes de pisarla) para compartirla con los mismos hashtag)
  6. ¿Sonó la hoja como esperabas que sonaría? ¿Sonó distinto? ¿No sonó nada? ¿Que tal fue la experiencia de esos segundos simplemente conectados con la hoja? Cuéntanos en los comentarios, en Facebook, en Instagram, en Twitter… ¡o en todos lados! Jeje.

Puedes repetir este juego cuantas veces quieras y compartir tus resultados cuantas veces quieras. ¡Recuerda utilizar los hashtags y publicarlo en tus redes sociales y/o en los comentarios de este blog! Los estaremos esperando :D.

 

 

Psicólogo Clínico, Magíster en Psicología Clínica-Hospitalaria, Diplomado en Psicología Positiva, Abrazoterapeuta y Líder de Yoga de la Risa, entre otros. ¡Ferviente creyente en la capacidad de las personas de ser felices, ayudar a los otros a ser felices y crear una mejor sociedad para si mismos y para todos!